Cuando el Vandalismo genera condiciones inseguras

Es frecuenvereda-rotate al recorrer la ciudad ver los efectos de la comisión de pequeños delitos como actos de vandalismo a bienes públicos o daño a objetos en la vía pública.

Si bien a primera visa puede no parecer un hecho grave lo cierto es que en ocasiones puede generar condiciones inseguras que afecten a toda la sociedad.
Una vereda rota, por ejemplo, puede generar que personas mayores o con movilidad reducida sufran algún accidente en la calle y les generen lesiones. También un semáforo girado o roto puede producir un caos de tránsito en dicha intersección de calles.
Estos daños a la propiedad que tienen como consecuencias condiciones inseguras, en general, si bien pueden estar a la vista de personal policial, el mismo no suele actuar para que cese esta riesgo. Esto es debido a que se argumenta que la reparación corresponde a otra área de gobierno.

Si bien es cierto esto, también es cierto que las funciones del personal de seguridad es la reducción de los riesgos y el orden público (de forma explícita o implícita en las leyes que regulan la función policial), y si bien no corresponde que proceda a reparar el objeto dañado, si corresponde que se realicen las medidas necesarias para: mitigar el riesgo (poner vallas, dirigir el tránsito, etc) y conducir el correspondiente reclamo al área de gobierno adecuada generando el consecuente seguimiento hasta su reparación.
El ciudadano muchas veces se puede sentirse desamparado ante la inacción del personal policial cuando hay situaciones que genera riesgo, estos muchas veces afirman que no les permiten actuar, lo que termina generando aún mayor incertidumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *